navigation + slideshow

jueves, 19 de febrero de 2015

Aires sevillanos


Te tengo que contar lo que he visto en Sevilla. ¿Por dónde empezar? Hay arte por todas partes; por donde mires te topas con algo maravilloso. Y no hay capacidad humana que pueda  absorber tanta belleza. Intentemos entrar al Museo de Bellas Artes: con esto tendremos tema para rato…


Está ubicado en el antiguo Convento de la Merced Calzada, fundado en 1248; fue reconstruido en el sg. XVII con varios patios, una escalera monumental y una iglesia enorme de una sola nave. Como museo abre en 1841, con obras provenientes de monasterios y conventos desamortizados, de colecciones particulares y adquisiciones estatales. La colección abarca desde la Edad Media hasta el siglo XX, aunque su fuerte es, como es de esperar, la Escuela Sevillana barroca. Podrás encontrar obras de Murillo, ZurbaránValdés Leal, Velázquez, El Greco, Ribera, Zuloaga, Pacheco, Herrera, Madrazo, Brueghel de Velours, Cranach, etc.





Hay mucho por ver, pero, sin duda, los favoritos son la “Virgen de la Servilleta” y la llamada “Inmaculada Colosal”, ambas de Murillo y ubicadas en el retablo de lo que fue la antigua iglesia. 









Murillo, Virgen con el Niño Jesús,
(Virgen de la Servilleta)
1666
 La “Virgen con el Niño Jesús” es un cuadro pequeño, de 67 x 72 cm, que Murillo pintó para el Convento de los Capuchinos. Se la llama popularmente “de la Servilleta” gracias a la leyenda que dice que Murillo les robó a los monjes una servilleta y, al poco tiempo, se la devolvió con esta pintura. Hay otra versión que cuenta que un fraile le pidió una Virgen pequeña para orar en su celda y, como no tenía recursos para comprarle un lienzo, le ofreció este paño. Sea como sea, la pequeña obra atrae por su instantaneidad: parece como si el Niño se acercara a ti.


Murillo, Inmaculada Concepción,
(La Colosal), 1650



La “Colosal”, por el contrario, es inmensa (436 x 202 cm).  Representa a la Virgen según el arquetipo de la Inmaculada, con la diferencia de que ésta pisa una luna llena, en lugar de una media luna, y mira hacia abajo, ya que estaba colocada a gran altura en el convento de San Francisco.










El “San Hugo en el refectorio” de Zurbarán merece que nos detengamos un poco más y lo comentemos. Es un cuadro bastante grande (267 x 320 cm) y no tenebrista, como nos suele tener acostumbrados este pintor. Responde a un encargo de la orden de los Cartujos, de quienes ya hablamos a propósito de Vicente Carducho.

Zurbarán, San Hugo en el refectorio, 1645

En el cuadro aparecen los 7 hermanos fundadores de la orden con San Bruno en el centro; delante, San Hugo, obispo de Grenoble, y su paje. En la pared, arriba: un cuadro con el tema del descanso en la huída a Egipto con la Virgen, el Niño y san Juan Bautista. Cuenta la historia que San Hugo les enviaba comida para su sustento y ocurrió que un domingo de quincuagésima, o sea, el domingo anterior a la Cuaresma, les envió carne. Los monjes sólo comían verduras y huevos, pues uno de los pilares de su congregación es el ayuno; esto los llevó a discutir sobre si debían o no comerla y, como no se ponían de acuerdo, cayeron en un profundo sueño. A los 45 días Hugo mandó a su paje para avisarles que iba a visitarlos y el muchacho los encontró a todos dormidos. Cuando el obispo llegó, se despertaron y San Bruno le comenta la discusión. San Hugo descubre que la carne se había convertido en cenizas. El cuadro muestra este preciso momento.
Los rostros de los monjes están individualizados uno a uno, con los ojos entrecerrados, como si salieran ya mismo de su sopor. Son notables los distintos matices de blancos y grises de los hábitos y del mantel. Y sobre la mesa, unas naturalezas muertas fantásticas, donde cada objeto está ubicado simétricamente y de manera para nada arbitraria. A la derecha una puerta rompe la simetría de la mesa y abre el límite del cuadro hacia el exterior.
Te podría seguir contando sobre otras tantas obras, pero esto se alargaría demasiado. Si vas a Sevilla y te interesa la pintura, no dejes de ir a ver este museo.

Fuentes: Guía oficial Museo de Bellas Artes de Sevilla;
Triadó Tur, J.R., Murillo, Ed. Susaeta, s.f.;
Alcolea, S., Zurbarán, Polígrafa, 2008.
Imágenes del Museo: Cristina del Rosso





Aquí podrás compartir, ¡y no olvides comentar en la zona de comentarios!

2 comentarios :

  1. Cristina, me gusta mucho tu comentario sobre el museo de Sevilla, tan bello como poco conocido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Realmente es digno de visitar. No sólo por el edificio en sí, con sus patios, la tremenda iglesia convertida en sala... sino por la calidad de la colección. Es la segunda en calidad, después de la del Museo del Prado y, naturalmente, hablando de colecciones estatales españolas.

      Eliminar

¿Te animas a pintar?

Y ya que invertiste en tus materiales de pintura, te enseño cómo cuidarlos ¡para que te duren muchos años! lacamaradelarte.com
Sólo tienes que pinchar aquí y ¡suerte!