navigation + slideshow

jueves, 9 de abril de 2015

Medias luces

Los colores que no son colores

Picasso, Guernica, 1937

Durante muchos siglos el blanco y el negro fueron considerados colores y se colocaban a ambos extremos de la escala. De hecho, junto con el rojo y el ocre, son de los primeros pigmentos que se han utilizado en la Historia de la Pintura. Sin embargo, después de las investigaciones de Newton sobre las propiedades de la luz, hoy ya no podemos considerarlos así, aunque nuestra percepción nos indique lo contrario. Hoy sabemos que el blanco es luz pura y que contiene en sí todos los otros colores del espectro y que el negro es la no-luz, pues no emite ningún tipo de onda. Por eso no aparecen en las escalas cromáticas bidimensionales. En el vocabulario técnico de la pintura los llamamos “valores”, que es un término asignado por Eugène Fromentin en 1876. A una escala que va del blanco al negro, pasando por varios matices de grises, la llamamos “escala acromática” o “de valores”.



(Imagen: C.del Rosso)




También el “valor” es una de las dimensiones del color, es decir, cuánto de luz o de oscuridad tiene cada color, p.ej.: un rosa es un rojo con “valor alto” (se acerca al blanco), en cambio, un burdeos es un rojo con “valor bajo” (se acerca al negro). Un cuadro está bien pintado cuando el contraste de los valores (“valorización”) está compuesto de manera conciente y armónica. A partir de los impresionistas, que desarrollaron su estilo basándose en los estudios de la luz de Chevreul, sólo hay contraste de color si hay contraste de valor.

Caravaggio, San Jerónimo escribiendo, 1605
(Grisalla: edición fotográfica, C.del Rosso)


 El gris es sólo luz blanca débil. El gris no es sólo la mezcla de negro y blanco, sino que puede ser cualquier color terciario o cuaternario, lo que llamaríamos en el lenguaje cotidiano los “pardos”.
¿Se puede pintar “acromáticamente”? Sí, claro. Es una técnica bastante antigua, llamada  grisalla, que consiste en pintar con escala de grises o valores (o bien, con algún otro color= pintura monocroma). Se comienza a usar en la Edad Media para representar estatuas en el plano bidimensional del cuadro y dar sensación de bajorrelieve. En el Renacimiento se solía hacer una grisalla como base y por encima se iban añadiendo capas de color transparentes (“veladuras”) hasta lograr el tono requerido para la figura en cuestión. Esta técnica se siguió usando durante mucho tiempo: Van Dyck,  p.ej.
Ejemplos de cuadros en grisalla: la Odalisca en Grisalla de Ingres o el mismo Guernica de Picasso.

Ingres, Odalisca en Grisalla, 1834


Fuentes: Dittmann, L. Farbgestaltung und Farbtheorie in der abendländischen Malerei
Darmstadt, WBG, 1987;
Doerner, M. Malmaterial und seine Verwendung im Bilde, Stuttgart, Enke V. 1989;
Welsch, N.-Liebmann, C.Chr. Farben. München, Elsevier V., 2004


Aquí podrás compartir, ¡y no olvides comentar en la zona de comentarios!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¿Te animas a pintar?

Y ya que invertiste en tus materiales de pintura, te enseño cómo cuidarlos ¡para que te duren muchos años! lacamaradelarte.com
Sólo tienes que pinchar aquí y ¡suerte!