navigation + slideshow

jueves, 16 de abril de 2015

¿Piratas modernos?

Hogarth, Autorretrato con perro, 1745
Hogarth y el copyright
¿Piratería? ¿Copyright? ¿Derechos de autor? Estos temas están muy presentes en la actualidad; sin embargo, no son problemas nuevos.

Copyright en arte es el derecho a poder reproducir una obra fruto de cualquier disciplina artística, siempre y cuando ésta sea original, suponga que el autor ha creado algo nuevo y ha puesto en ella parte de su personalidad y de su arte. Por supuesto, todo esto tiene una serie de implicancias que las leyes de cada país delimitan perfectamente.
   
No voy a entrar en asuntos legales: son temas muy complejos y no tengo la competencia para hablar de esto. Pero sí podemos hablar de su historia.



La copia en el arte existe desde siempre. Lo que ha variado en la historia es el concepto de autor/artista como dueño de esa obra y que por esa razón se deriven determinados derechos. Cuando un artista griego copiaba una estatua de Fidias para un cliente romano, nadie pensaba que esa copia usurpaba algún derecho de Fidias, aunque se le pagara por esa copia. Todos sabían que era una copia y no pasaba nada. En la Edad Media no importaba el nombre del artista y la originalidad; se esperaba que el artista creara a partir de ciertos parámetros ya preestablecidos y muchas veces tomaba sus modelos de manuales. El arte era una manifestación colectiva, no individual. El cambio se da a partir del Renacimiento, cuando los artistas empiezan a tomar conciencia de su capacidad creadora y, por lo tanto, firman sus cuadros. Entonces, las copias sin autorización serán un problema. Durero, Canaletto, Hogarth son algunos de los más afectados.

El perfeccionamiento de las técnicas de impresión por Gutenberg hará que la reproducción sea más fácil. Los pintores comenzaron a promocionar sus obras con grabados: las estampas se podían enviar a cualquier parte. Si la obra original además era un grabado, la cosa se ponía más complicada. Esto significaba que éstos podían ser reproducidos sin más y que el autor perdía el control, y las ganancias asociadas, sobre sus creaciones.
Originalmente el problema del copyright surge con los libros, la literatura, hacia el sg. XV: el derecho a impresión de cualquier texto era otorgado por los reyes. La primera legislación al respecto se da en Inglaterra, 1709 (Statute of Anne). En cuanto a las obras de arte, la primera se da también en Inglaterra, 1735, aplicada a los grabados (Engraving Copyright Act). La legislación correspondiente a la música, escultura, pintura, fotografía, aparecerá más tarde.
Hogarth, Su muerte, Estampa nº 5
Serie "La Carrera de una Ramera", 1732


El principal impulsor del Engraving Copyright Act fue William Hogarth. Sus obras eran constantemente pirateadas, especialmente su serie de grabados “La carrera de una ramera” (The Harlot’s progress) (1732). Hogarth era un genio del marketing: hacía una serie de grabados para promocionar sus cuadros al óleo. Sólo los imprimía en serie limitada y con  un número mínimo de clientes suscritos, que hubieran pagado por adelantado, y así evitaba a las imprentas. No tenía que compartir las ganancias con nadie.  Pero en cuanto publica esa serie de 1732, las imprentas se vengan de él: aparecen al menos 8 copias pirateadas, según nos cuenta él mismo. Junto a otros artistas presenta al Parlamento la llamada Petición de los Grabadores, “para asegurar su propiedad para sí mismo”.[1] La Petición fue redactada por Hogarth, como consta en una de las copias. Piden el castigo del que reproduce sin autorización una obra original, argumentando que la copia es mecánica, no es más que un papel sin valor. No hay nada de trabajo o de diseño en ella por parte del que copia. Se promulga, después de varias enmiendas, el 25-6-1735: se prohíbe la reproducción parcial o total; las planchas pertenecen al artista; con 14 años de protección después de la muerte del autor. Apenas sale la ley, Hogarth publica la serie “La carrera del Libertino” (The rake’s progress) (los cuadros son de 1732-33).
Hogarth, Arrestado por deudas, Estampa nº 4
Serie "La Carrera de un Libertino", 1735

El Engraving Copyright Act ha sido la base para las leyes posteriores sobre el tema y ha sido derogada por otras más adecuadas a nuestros tiempos.  Hasta el día de hoy se conoce en Inglaterra como la “Ley Hogarth”.
Hogarth, Arrestado por deudas, 1733
Serie "La Carrera de un Libertino"


Fuentes: Deazley, R. On the Origin of the Right to Copy. Oxford-Portland, Hart Publishing, 2004;
Stokes, S. Art and Copyright.Oxford-Portland, Hart Publishing, 2012




[1] Deazley, pág. 89: “secure my Property to myself”.
Aquí podrás compartir, ¡y no olvides comentar en la zona de comentarios!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¿Te animas a pintar?

¡Vamos avanzando en nuestro curso de pintura! En nuestra 3ra sesión vemos qué colores conviene comprar. lacamaradelarte.com
Sólo tienes que pinchar aquí y ¡suerte!