navigation + slideshow

jueves, 26 de junio de 2014

Hablan los artistas: Leonardo da Vinci

¿Cuál es mejor: la pintura o la escultura?


“[89] Dedicándome yo a la escultura no menos que a la pintura, ejecutando lo mismo una que otra, me parece que estoy en situación de decidir cuál es de entre las dos la que contiene más inventiva, y cuál es la más difícil y perfecta.
La escultura está subordinada a ciertas luces, (…) mientras que la pintura lleva siempre consigo su claroscuro. (…) El escultor no puede diversificar los caracteres diferentes del color, mientras que el pintor los produce todos. (…) No puede representar los cuerpos transparentes ni los luminosos, ni las formas reflejadas, (…) ni las nubes ni la velocidad. (…)

[90] La escultura no es ciencia, es arte completamente mecánica, que engendra sudor y fatiga corporal en el que la ejecuta, (…) limitándose a mostrar a los ojos el objeto tal como es, sin suscitar la admiración que en el contemplador ocasiona la pintura, cuando, por medio de una superficie plana consigue, a fuerza de ciencia, hacer ver amplias campiñas con sus horizontes lejanos.


[91] (…) el escultor ha de realizar su obra con fatiga material, mientras que el pintor ha de aplicar a su obra un esfuerzo mental más grande; prueba de ello, que el escultor para hacer su obra, aplica la fuerza de sus brazos y martillea y modela el mármol o la piedra dura, de donde ha de salir la figura, que está allí como encerrada, empleando un trabajo mecánico que le deja a cada paso bañado en sudor, cubierto de polvo, con el rostro sucio y enharinado por el polvo del mármol, como un picapedrero, cubierto así de esquirlas, como de copos de nieve, y sucia su habitación por cascotes y polvo de piedra. (…)
(El pintor) Sentado ante su obra y a sus anchas, bien vestido, trabaja con ligeros pinceles mojados en colores delicados. Se viste con todo el atildamiento que le place, tiene su habitación bellamente adornada con cuadros encantadores, se hace a menudo acompañar de música o de lecturas de obras bellas y variadas, escuchando con gran deleite, sin que le estorbe el ruido del martillo, ni ninguna barahúnda.” 

Leonardo da Vinci, Tratado de la pintura

Leonardo, La belle ferronière, 1495
El Tratado de la Pintura es parte de las innumerables notas que Leonardo tomó durante toda su vida. Éstas fueron reunidas a su muerte (1519) por Melzi, su discípulo, y circularon  enseguida como copias entre los eruditos. Se conoce como el Codex Urbinas 1270; fue publicado como libro recién en 1651. Todos los teóricos de la época participan en la polémica sobre qué disciplina artística era la mejor y más noble. En sus notas, Leonardo presenta su posición al respecto y compara a la pintura con la poesía, la música y la escultura. Escribe esto mucho antes que Miguel Ángel le enviara la carta a Varchi, la que vimos en el artículo anterior. Evidentemente, Miguel Ángel conocía el texto, estaba al tanto de la opinión de Leonardo. Si bien éste, como Miguel Ángel, era pintor y escultor, después de un análisis de las dos disciplinas, se inclina por la supremacía de la pintura. Miguel Ángel no estaba para nada de acuerdo y toda esta polémica le parecía un sinsentido…


cristinadelrosso.com // cristinadelrosso.artproject@gmail.com
Fuente: Leonardo da Vinci, Tratado de la Pintura, Madrid, Espasa- Calpe, 2005






2 comentarios :

  1. Y a ti, ¿qué te parece? ¿Estás del lado de Leonardo o del de Miguel Ángel?

    ResponderEliminar
  2. Hola buenas tardes. Soy estudiante de Historia del Arte y estoy haciendo un trabajo sobre la paragone exactamente. Me gustaría saber en que páginas se encuentran los textos que has puesto en esta entrada, yo estoy leyendo el libro a través de la siguiente página: http://www.archive.org/stream/eltratadodelapin00leon#page/n3/mode/2up

    Si me puede decir en que pagina encontrarlo, se lo agradeceria. Muchas gracias de antemano.

    ResponderEliminar

¿Te animas a pintar?

Ya tenemos nuestra 2da sesión de pintura al óleo en lacamaradelarte.com
Sólo tienes que pinchar aquí y ¡comenzamos!