navigation + slideshow

jueves, 12 de marzo de 2015

El lado oscuro del naranja: el marrón

Rusiñol, Café de Montmartre, 1890

El marrón no aparece en el espectro de la luz: es sólo luz naranja debilitada, en la misma longitud de onda, pero con menos intensidad. Como pigmento es un color terciario, es decir, la mezcla de 2 colores primarios (amarillo y rojo) más otro, el negro. Por eso no aparece en los círculos cromáticos convencionales. Es uno de los primeros colores que usó el hombre: en las cuevas, logrado con maderas quemadas o tierras.



Meléndez, Bodegón
con servicio de chocolate,
1770
Nos rodea en la naturaleza, en los troncos de los árboles, en el follaje del otoño, en las rocas... Por eso se lo asocia al arraigo a la tierra, a la comodidad, a la seguridad. En decoración tiene que ver con lo rústico y lo acogedor. Lo tenemos muy presente en nuestros platos: en el chocolate, en el café, en las carnes asadas, el té, las nueces. Los alimentos marrones nos dan la sensación de un sabor más potente, nos parecen más calóricas. Si quieres que tus comidas parezcan más intensas, más sabrosas, ¡sírvelas en vajilla marrón!
Representa lo sencillo, lo humilde. En la Edad Media era propio de los pobres, de los mendigos, servidores, simplemente porque no podían teñir las telas que vestían; es el resultado de los restos de lana o lino sin blanquear. Lo llevan en sus hábitos las órdenes religiosas que buscan llegar a Dios a través de la pobreza. En la antigua Roma, los pullati, (“los que llevan ropa sucia u oscura”, en latín) eran los bárbaros, los pobres, o sea, los que no podían pagarse el teñido de telas en colores brillantes.

Van Gogh, Campesina
con cofia marrón, 1885
Sin embargo, hoy es un color que no se pone de moda, simplemente porque se usa siempre: es muy fácil de combinar con todos los demás colores. Una persona que lo lleva da impresión de sociabilidad, de amabilidad, pero también con él se pierde originalidad o individualidad, pues apaga a los colores con los cuales se combina. No veremos nunca a una reina o a una celebrity vestida de marrón: no está vinculado con la elegancia, sino a lo de todos los días. Lo mismo vale para los trajes o zapatos masculinos.
Otro de sus aspectos negativos tiene que ver con la comodidad: se asocia a la pereza, a la falta de inteligencia, a lo convencional o a lo conservador. Y porque el perezoso no se ocupa de los demás de ahí, también el marrón alude al egoísmo. Y si seguimos en la línea de sus aspectos negativos, tiene que ver con los excrementos y la mugre: o sea, con lo feo y lo antipático. En él desaparecen todas las pasiones, toda la energía y vitalidad.

El bronceado fue signo de pobreza durante muchos siglos, pues el campesino era el que trabajaba al rayo del sol. Las damas elegantes se cubrían para mantener su piel blanca. Pero después de la 2da Guerra Mundial esto cambió: si alguien aparecía bronceado era que había estado de vacaciones en el Sur de Europa, alguien que se las podía pagar, y se convirtió en símbolo de estatus. Y más adelante, en signo de salud.
Después de haber leído esto, entenderás por qué nunca se debe ir a una entrevista de trabajo vestido de marrón.


Tapiès, Gran cruz marrón, 1982


Welsch, N.-Liebmann, C.Chr. Farben. München, Elsevier V., 2004;
Heller, E. Wie Farben auf Gefühl und Verstand wirken. München, Droemer V., 2000;
notas personales







Aquí podrás compartir, ¡y no olvides comentar en la zona de comentarios!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¿Te animas a pintar?

Y ya que invertiste en tus materiales de pintura, te enseño cómo cuidarlos ¡para que te duren muchos años! lacamaradelarte.com
Sólo tienes que pinchar aquí y ¡suerte!